Español English

HISTORIA

NOSOTROS

Escondido en el corazón del bosque tropical estaba un lugar mágico, un lugar al que sólo unos pocos elegidos podían visitar. Un lugar donde los árboles se estiraban desde la tierra y en ellos llevaba el fruto de los dioses, una pepa milagrosa designada para reyes y jefes. Cual era usada para medios sagrados, cuya piel se dice que curaba heridas, y cuyo jugo era bebido por caciques y sacerdotes. Una fruta que ha sido utilizada por nuestras culturas desde siglos atrás. Aquí en este bosque tropical la tierra fue hecha para cultivar cacao, debido a la convergencia de un clima cálido, húmedo y seco con los fríos vientos y la corriente de Humboldt.
Esta combinación de caliente, húmedo y seco era perfecto para la agricultura, y es aquí que la cultura Las Vegas decidió sembrar sus raíces. La cultura más antigua conocida en Mesoamericano vivió aquí, en este bosque, en la costa ecuatoriana desde 8000 AC hasta 4600AC, descubierta por la Dr. Karen E. Stothert de La Universidad De Texas en 1985.

El Cacao era encontrado en el extenso bosque que una vez cubrió la cuenca de Guayaquil, el cual la cultura Las Vegas escogió como hogar, y a su vez comenzaron a desarrollar la agricultura en la región. Dando paso a un nuevo estilo de vida, que giraba alrededor de la agricultura; donde construyeron aldeas y dejaron atrás su de vida nómadas. Aquí Las Vegas dio los primeros pasos hacia la creación de una sociedad moderna. Y con este bosque la ciudad portuaria conocida como Guayaquil fue construida. Se utilizó la cuenca tropical para construir los muelles y barcos que le dan el nombre de ciudad astillero. Con sus árboles se construyeron las primeras casas y con su fauna se alimentaron los primeros habitantes. Junto con el desarrollo de la ciudad y los cambios climáticos, el bosque tropical comenzó a disminuir. El bosque pasó de húmedo a seco y su fruta comenzó a desaparecer.

Aquí en la Hacienda Victoria, un lugar donde la tierra era considerada sagrada y los ceibos tienen miles de años, con un clima ideal y excelentes condiciones ambientales, además de una cosecha sustentable y socialmente responsable que comienza en nuestro vivero y termina en el secado de la pepa después de una fermentación cuidadosa, estamos haciendo el famoso cacao del Ecuador. Un cacao con un aroma floral frutal y fuerte sabor a chocolate. Y es aquí en la hacienda Victoria que estamos resucitando el frondoso bosque, rescatando la tradición de cultivar el mejor cacao del mundo. El Cacao Arriba Victoria. Pepa por pepa estamos trayendo de vuelta el fruto de los dioses, y devolviendo un sabor del pasado.

VISIÓN

NOSOTROS

Entre los últimos inversionistas que dirigieron su mirada hacia la agricultura en la zona de Chongón, se encuentra Charlie García, exitoso empresario dedicado al comercio, a quien Francisco Aray Roca con el campo costeño animaba a soñar en dedicarse algún día al cultivo de la tierra, y bastó una primera visita al sector, donde se ofrecía en venta un predio interesante, para ponerle alas a su sueño, con miras a provocar una transformación radical para la agricultura del cacao.
En noviembre del año 2009, decidió la compra de la primera propiedad de 497.62 hectáreas, a la que bautizó como Victoria ( nombre de su esposa). De inmediato, conciente de su falta de experiencia en el cultivo del cacao, recurrió a la asesoría de técnicos, a quienes planteó su revolucionario proyecto de sembrar cacao Nacional de fino aroma en las tierras elegidas.

Hombre de retos, enseñado a fijarse metas que para otros resultarían imposibles, pasó por alto los comentarios a su "locura". El año 2010 trazó un plan de acción en el que involucró algunos profesionales de las ciencias agrícolas y técnicos jóvenes para encomendarles el estudio de suelos, la conductividad eléctrica, disponibilidad y conveniencia de nutrientes, etc, mientras establecía convenios con INIAP, a fin de garantizarse la entrega de semillas certificadas con las que iniciaría la moderna plantación y crearía sus propios viveros.

Victoria tiene como misión mantener una conciencia ambiental y responsabilidad social en todas sus practicas con la finalidad de producir Cacao fino de Aroma de la mejor calidad con una trazabilidad certificada que permite conseguir precios justos para el productor.
“Cuando yo encuentre una plantación de cacao como esta, te compro el pasaje y te invito”
- Anónimo -
“Excelente sabor arriba, con sabor frutal fuerte, pasas secas y banana con un residual medio”
- Samuel Von Rutte -
“Esto es lo mejor del mundo, no hay plantación igual a esta”
- Francisco Aray -
“La Hacienda Victoria va a cambiar la historia del Cacao Fino de Aroma” - Lourdes Delgado, Empresaria”
- Lourdes Delgado, Empresaria -
“Es una auténtica revolución en el campo de la agricultura cacaotera y una reafirmación de la calidad que históricamente tuvieron estas tierras” - Jenny Estrada, Historiadora”
- Jenny Estrada, Historiadora -